Tuesday, January 16, 2007

Hipocondria :


Necesitas ese supuesto colesterol taponeando el torrente sanguíneo de tu cuerpo. Esperas la migraña que te tumbará a la cama por días. Buscas ese dolorcito en el hígado que te impedirá salir a correr todas las mañanas. Oirás que tu amigo fue operado de emergencia por apendicitis y de pronto un puntilleo constante te ataca el bajo vientre. Crees fervientemente que en algún lugar de tu cuerpo un tumor maligno esta germinando. Que ese lunar carnoso de la nuca pronto será un gran bulto que hará te extirpen las amígdalas y termines tus días sin voz y sin palabras. Vas al médico por una simple gripe y sales convencido que morirás de enfisema pulmonar. Orinas y un leve ardor acompaña el acto, piensas inmediatamente que tu próstata esta a punto de reventar. Ese hongo que ataco la uña de tu pie esta destinado a convertirse en una gángrena que no parará hasta amputarte la pierna. Juegas a inventar nuevos tipos de cánceres...cáncer a la oreja, al nudillo del dedo anular, cáncer al parasimpático...¿ Cuál de todos me tocará? ¿ Cuál de todos será mi próxima e imaginaria enfermedad? ¿Qué nuevos dolores se es capaz de inventarse?.

Siempre hay nuevos tormentos para el hipocondríaco.

Tuesday, January 02, 2007

Todo sigue igual.

Solo el 35% de la humanidad celebra el fin de un año y el inicio de otro. Existe algo en ese 35% que convierte esta fecha en algo entre mágico y esperanzado, cabalístico y romántico, en algo que ingenuamente te haga creer que todo será mejor que antes. Es empezar de nuevo, dibujar el camino de otra manera, enmendar las fallas, corregir los errores, borrar el pasado y quedarte solo con lo bueno. Alcanzar metas, perseguir objetivos más altos...en suma el cielo es el límite.

En contraparte el fin de año reúne y resume todo lo malo: Nuestras caídas, nuestras faltas de dinero, las pocas oportunidades de trabajo, los entredichos, no haber alcanzado esos sueños tan ansiados.

Y es ahí donde se teje esa delgada, finísima y muy quebrantable línea entre el antes y el después, entre el pasado y el futuro, entre lo anterior y lo venidero. Es ahí donde construimos un muñeco de trapo y lo rellenamos de insatisfacciones, de desesperanzas, de lamentos y cual ritual gótico lo quemamos a las 12 de la noche. Convocamos a las santas cábalas para que confinen al bonzo a las hogueras del olvido, que perezca junto con todo lo que nunca quisimos vivir. Una vez finalizado el rito quemamos cohetes, lanzamos bengalas, fuegos artificiales iluminan el cielo, hacemos uno, dos y hasta cien brindis. Bailamos como locos, danzamos en contra de esos 365 días que esperamos no se vuelvan a repetir.

Finalmente, borrachos de alcohol y de ilusiones nos vamos a la cama entrada la madrugada, algunos, más osados ven las primeras luces del día, abrazados a nuestras almohadas despertamos resaqueados, cortados por la mitad hacia el primer día de ese nuevo año que nos traerá por fin la felicidad; hasta que llegas a tu trabajo un 2 de enero y te das cuenta que todo sigue igual, te das cuenta sin querer aceptarlo que empieza un año donde irás buscando motivos, razones, tres pies al gato como se dice, para que al final del 2007 y en el puente hacia el 2008 lo maldigas y repitas nuevamente : "Que el próximo año sea mejor que éste".

Monday, December 04, 2006

Ese amigo secreto que todos tenemos.


Es oficial, empezó la navidad y eso me encanta. Lo admito sin rastro de ironía ni cinismo. Reverdece mi ilusión, despierta al niño escondido, demuestra que me puedo dejar llevar por la fantasía y me hace sentir cómodamente cursi. La navidad es lo máximo

Es lo máximo hasta que te dicen para jugar al amigo secreto. Esta costumbre que se ha difundido con galopante entusiasmo en las distintas empresas a lo largo de los últimos años y que solo el tiempo dirá si se convertirá en un clásico.

El jueguito de marras tiene por finalidad integrar a la gente del trabajo, crear lazos positivos entre ellos, hacernos creer que todos somos buenos compañeritos así no hayamos cruzado palabra durante todo el año. Pero la realidad es otra. Al que se le ocurió este juego es un agente secreto del multiconsumo. Uno de los tantos en los que están incluidos los publicistas como yo que convierten estas fiestas en un jolgorio de la compra, celebran la oferta 2x1, la rebaja, el superdescuento. Son parte de esa inmensa maquinaria que se encarga de desvirtuar la esencia de la celebración convirtiéndola en una maratón consumista, en una competencia donde a más grande y más caro mejor. Entonces, cuando ya tienes una larga lista de compras por hacer, ZAs!!! te cae el amigo secreto, una nueva preocupación, una nueva competencia, una nueva cola para pagar, un nuevo gentío con el cual lidiar en pos del regalo perfecto.

Pero la cosa no queda ahí, bueno fuera. Da la casualidad que la mayoría de los que juegan a esta amistad secreta no ecuentran mejor forma de expresar su cariño al nuevo amigo que atiborrándolo de cuanto chocolatito, caramelitos, galletas , gaseosas y todo aquello con lo que un ser humano pueda llenar el buche y cual pavo de fin de año se encebe para luego explotar.

No hay más ideas. Cuantas veces he oído a compañeros de trabajo lamentarse por no haberse acordado de amigo secreto a lo que no han encontrado mejor solución que endosarles el KIT: SUTORCACO ( Es decir un SUblime, TOR tees, CAsino y COca COla) y asunto solucionado.
Ahí te van tus 2500 calorías para que te crezca el mofle que tienes en la cintura y que luego sufrirás para bajar.

Además, para los que no jugamos tendremos que soplarnos durante 2 semanas los mails que se envian los "nuevos amigos". Ahí están los angurrientos que se quejan porque no le han enviado nada ( Y que querías? Hace una hora que te considera su amigo y ya quieres recibir algo de una persona que ni siquiera sabía de tu existencia?) .

Por el otro lado están los agradecidos, aquellos que se derriten en elogios hacia su misterioso amigo diciéndole lo rico que estaba el chocolate que le envío y que cuando pueda le mande más.

Esta también el pedilón, aquel que no tiene reparos en hacerle una lista de pedidos a a su amigo secreto.

La romántica que confunde al amigo secreto con un fan secreto y mucho peor con un posible amante secreto.

Están los tímidos, los amarretes, los faltosos y los muy vivos que aprovechan la ocasión para mandar dobles mensajes y desorientar al contrario. Ya te tienen ubicado así que mejor cambia de estrategia.

Conclusiones:

1. Si quieres jugar a que tienes amigos juega al amigo secreto.
2. Siquieres llenarte de dulcecitos gratis a costa de tu peso juega al amigo secreto.
3. Si quieres confirmar lo hipócrita que puedes ser demostrándole cariño y preocupación a una persona por la que no sientes nada, juega al amigo secreto.
4. Si quieres un regalo que por lo menos cueste 20 cocos, juega al amigo secreto ( Que clase de amigo le dice a otro cómprame un regalo de 20 cocos por lo menos?).
5. Si quieres jugar a los detectives juega al amigo secreto.


Pero :

1. Si no quieres gastar en dulces.
2. Ni gastar 20 cocos.
3. Y evitar amigos nuevos.
4. Y ser menos hipócrita.
5. Y que te tilden de mala onda, bajapilas, amargado, aburrido,etc, etc...entonces...

NO JUEGUES AL AMIGO SECRETO Y UNETE A LA HERMANDAD DE AMIGOS QUE ODIAN A LOS AMIGOS SECRETOS.


Feliz Navidad por anticipado.

Wednesday, November 22, 2006

Resumen de noticias.


Muchas clases, mucho trabajo, la preparación para el cumpleaños de mi hijo, más clases, más trabajo, algunos olvidos, vida casera, los Domingos por la noche viendo a Bayly abrazado de mis hijos que duermen encima mío, algunas lecturas, un blog abandonado, empece a correr con mucho entusiasmo, hubo cansancio, mucho sudor, ensaladitas, pollito a la plancha, atún, la infaltable palta y mis infaltables paltas, incomunicación con mi viejo, mails y más mails basura, millones de cadenas donde me aseguran millones de maldiciones si es q1ue no las envío y todo a nombre del Santo Patrono de Quispicanchis, cuentas por pagar, cálculos matemáticos para estirar el dinero, las tiendas nos empiezan a vender la navidad en distintos tamaños y formas, elecciones municipales, soy miembro de mesa, pierdo un día entero en eso, la próxima vez pagaré mi multa, la celebración del cumpleaños de Sebastián, fue muy feliz y yo también, Aranza sufre interminables males respiratorios, toses, flemas, estornudos, fiebres, visita a su pediatra, inhalaciones, Ventolín y cuanto hay y sigue con los resfríos, su pediatra dice que hay que observar, y así continúa la grana cadena de eventos, siguen las clases, sigue el trabajo...y un blog abandonado que hoy recibe un respirador artificial y dice estoy aquí nuevamente y extrañamente feliz.

Thursday, October 19, 2006

Te vendo una sonrisa.


Huyó de la oficina después deun día largo y monótono. Estoy aburrido pero sobre todo cansado. Entre uno de mis clientes y las clases termino absorvido en tiempo y en ganas. Un residuo de mí se dirige a la casa. Porque no se puede decir que soy el mismo que salió hoy en la mañana. Mientras espero que la luz cambié a verde en este semáforo eterno, siento como los carros, combis y destartalados autobuses se pegan a mí. Agresivos, intolerantes, expansivos. Me cercan, una sensación claustrofóbica me invade. De pronto, en medio de vendedores de chicles y bolas con luces de colores se acerca un personaje, vende pañitos de papel. Comienza a bailar, una risa entre amable y cachosa se congela en la cara, se bambolea, sonríe, hace gestos, intenta llamar mi atención. Es una mueca patética, el lado más frívolo y diforzado de la alegría.Me muestra sus pañitos. No sonrio, casi ni lo miro. No llego a despreciarlo pero no puedo fiarme de mis ojos, tal vez estos si lo hacen. Muevo la mano sin energías y le digo que no. Sigue moviéndose, ¿ Qué le pasa ? me pregunto. Hay mil carros alrededor, porque no el pelado que esta detrás mío, o la ejecutiva del costado. Porque yo? No te das cuenta que soy el tipo menos indicado para venderle pañitos y mucho menos sonrisas.

La luz cambia a verde, gracias Dios mío. Salgo rápido en busca de la caótica Javier Prado. Lo miró por el retrovisor y me sigue con la mirada, sonriendo siempre.

Ya lejos de su vista me siento miserable. Confirmo como el insostenible pesó de mi negatividad no puede vencer a la más plástica de las dichas.

Monday, October 09, 2006

Esa maldita manía de publicar algo :

Hace como 2 semanas que no publico nada. Da la casualidad qu para variar entre mis clases y los clientes no tengo tiempo.En 5 minutos tengo presentar un guión y la gente te dice : Tienes que escribir más seguido. Miren pues ya escribí. De eso se trata de escribir y que te comenten. Ya escribí. Tengo 3 Pisco Sour encima, salí con unos amigos uruguayos y la pase muy bien.

Me ncuentro muy deshinibido y muy estúpido...más que lo normal.


Sean bienvenidos al Luciano que no tiene nada que decir, pero a pesar de eso lo dice.

Tuesday, October 03, 2006

Mesa para uno.


Las oficinas son los nuevos templos que la burocracia y la economía de mercado nos han impuesto. Y como buenos templos tienen sus propios rituales, los cuales en muchos casos se vuelven comunes para todos. Uno de esos rituales irrenunciables es el de la hora de almuerzo y más precisamente, el que se da 10 minutos antes de la hora de los sagrados alimentos.

Es en ese momento que se acerca el personaje uno al que llamaremos : El motivador. El cual empieza su parte con la pregunta...y muchachos ¿ Dónde van a almorzar ? a lo que recibirá respuestas diversas como : Al chifa con un amigo, yo traje almuerzo, me voy a mi casa, estoy misio ( osea solo galletas y tu gaseosa de luca). Luego aparece el segundo personaje, al que llamaremos El seguidor el cual se puede multiplicar por 2 ó 3. Este tampoco tiene un plan definido y se forma una pareja o un grupo que sale en búsqueda de ese huequito que los haga felices y se convierta en un placentero paréntesis que divida su rutinaria vida laboral y les permita continuar la jornada por la tarde.

Pero hay un tercer personaje que pocos aceptan haber encarnado: El solitario.
Este tipo puede ser cualquiera de nosotros. El solitario es aquel personaje que vemos sentado solo en una mesa recibiendo las miradas lastimeras de aquellos grupos de amigos que tienen la dicha de almorzar juntos.

El solitario es un personaje venido a menos en una sociedad donde se celebra el encuentro social. Sociedad gragaria donde las personas que carecen de compañía son simples perdedores, gente a la que la amistad mira de costado, seres menores dignos de complacencia, antisociales consumados, indiferentes, desconectados por naturaleza, apestados, etc.

En este punto los lectores inteligentes habrán llegado a la conclusión que todo esto es una estupidez. Almorzar solo es una demostración de muchas cosas, entre ellas decirle al resto que te la pasas de la reputamadre solo. Que la soledad es algo que se disfruta, y se disfruta porque no necesitas del resto para generarte un diálogo, tu conversación interna, tus mil preguntas se vuelven mil respuestas todo dentro de tí. Preferible una buena conversación contigo mismo que un diálogo lleno de lugares comunes con el grupete de siempre.

Pero no es solo eso, almorzar o tomarte un café a solas es un espacio perfecto y privilegiado de observación, acción tan poco desarrollada en estos tiempos donde nos la pasamos casi sin ver a los costados, lo que sucede a nuestro alrededor es invisible a nuestros ojos simple y llanamente porque sufrimos de ceguera social. Nos importa un carajo lo que pasa a unos metros nuestro, uno por indiferencia, dos por que hemos desarrollado un gran sentido de la evasión.

Además de todo esto, se suma que estar solo en un restaurant durante el almuerzo o antes de ir a tu casa luego del trabajo es la perfecta excusa para oxigenarte mental y emocionalmente. Dejar de lado las cargas propias de una mañana en la oficina o de toda una jornada antes de entrar en contacto con tu familia, tu novia o tus padres.

No quisiera tampoco que se lea a rajatabla esto. No soy un propulsor de la individualidad, del hombre como isla. Disfruto de una buena conversación, de una buena compañía y más aún de una buena comida. Pero en todos los casos tiene que ser buena, si carece de esto simplemente será un motivo más para andar solo entre restaurantes, cafés y bares, siempre al encuentro de mi mismo.

Por eso la próxima vez que decidas salir a almorzar solo y te den esa mirada de lástima devuélveselas, hazles sentir que no hay nada como estar con uno mismo en lugar de estar solo entre 4 idiotas.