Thursday, October 19, 2006

Te vendo una sonrisa.


Huyó de la oficina después deun día largo y monótono. Estoy aburrido pero sobre todo cansado. Entre uno de mis clientes y las clases termino absorvido en tiempo y en ganas. Un residuo de mí se dirige a la casa. Porque no se puede decir que soy el mismo que salió hoy en la mañana. Mientras espero que la luz cambié a verde en este semáforo eterno, siento como los carros, combis y destartalados autobuses se pegan a mí. Agresivos, intolerantes, expansivos. Me cercan, una sensación claustrofóbica me invade. De pronto, en medio de vendedores de chicles y bolas con luces de colores se acerca un personaje, vende pañitos de papel. Comienza a bailar, una risa entre amable y cachosa se congela en la cara, se bambolea, sonríe, hace gestos, intenta llamar mi atención. Es una mueca patética, el lado más frívolo y diforzado de la alegría.Me muestra sus pañitos. No sonrio, casi ni lo miro. No llego a despreciarlo pero no puedo fiarme de mis ojos, tal vez estos si lo hacen. Muevo la mano sin energías y le digo que no. Sigue moviéndose, ¿ Qué le pasa ? me pregunto. Hay mil carros alrededor, porque no el pelado que esta detrás mío, o la ejecutiva del costado. Porque yo? No te das cuenta que soy el tipo menos indicado para venderle pañitos y mucho menos sonrisas.

La luz cambia a verde, gracias Dios mío. Salgo rápido en busca de la caótica Javier Prado. Lo miró por el retrovisor y me sigue con la mirada, sonriendo siempre.

Ya lejos de su vista me siento miserable. Confirmo como el insostenible pesó de mi negatividad no puede vencer a la más plástica de las dichas.

2 Comments:

Blogger miradas said...

Sì la verdad re-negativo...por què?
y creo que esa negatividad too te puede volver agresivo, aunque me gusta leerte por que eres muy sincero en tu decir, pero vuelvo a la pregunta x q profesor?

5:47 PM  
Blogger miradas said...

Luder que pasa el tiempo no alcanza para descongelar la sonrisa
....vamos!!!!

11:37 AM  

Post a Comment

<< Home